DeportesGeneralesNoticias de La Carlota

LA CARLOTA FESTEJÓ EL CAMPEONATO MUNDIAL DE FUTBOL

Solo habían pasado minutos del momento en que Gonzalo Ariel Montiel convirtió el penal clasificando a la Selección Argentina campeona del Mundo 2022, cuando la gente comenzó a salir de sus domicilios, para dar rienda suelta a una alegría, que era imposible contenerla entre las paredes de las viviendas.

Automóviles, camiones, motos fueron rompiendo con el estruendo de bocinas, el expectante silencio en que estuvo sumida La Carlota, viviendo el enfrentamiento decisivo con la Francia del imparable Mbapeé.

Así se fue armando una caravana de rodados, mientras cientos de grandes y chicos marchaban a la cruz del centro carlotense, a generar la convocatoria clásica de momentos felices.

Los colores celeste y blanco pintaron las calles, y las camisetas a franjas con los colores nacionales, cubrieron el torso de hombres y mujeres. Orgullosos que en el pecho y la espalda, el Nº 10 con la inscripción Messi, marcara el símbolo de éste título que desde la lejana Qatar, sacudió al mundo.

La cámara de Canal Local tomó imágenes del corolario eufórico, que derivó de esta victoria sobre los galos. Ese desenfrenado cantar y saltar al grito de ¡Argentina! ¡Argentina! se prolongó de una manera increíble y sostenida.

Seguro que los psicólogos tendrán explicación adecuada, a este tipo de comportamiento multitudinario, donde grupos humanos que jamás van a una cancha de fútbol o miran un partido por televisión, se vieron envueltos en la euforia colectiva. A la que sin dudas, resultó difícil sustraerse y por ende, casi imposible no sumarse.

De esa manera, el tránsito fue convirtiéndose en un caos, observándolo con el parámetro de la normalidad. Pero un caos muy aceptable, mirando el gozo de los que lo generaban. La felicidad de la gente y el comportamiento correcto que mostraron, también resulta obligado destacar.

Todo en suma, significó un poco revivir las variadas alternativas, con que en el lejano Lusail Stadium de Qatar, Leo Messi y compañía nos terminaron envolviendo de felicidad, dentro de un partido (que aplicando el término común, pero exacto de lo ocurrido el domingo) fue para el infarto.

Notas relacionadas

Back to top button
Close
Close